oso negro americano

Osos en Missoula

Missoula es una ciudad del oeste de Montana, junto a las Rocosas y del Lolo Pass. La ciudad y área metropolitana tiene unos 120.000 habitantes y aumentando. Una economía dinámica, centro universitario, rodeada de naturaleza, lleva años atrayendo a mucha gente que se establece en aquel rincón del oeste americano.
Por su situación entre montañas y bosques, cerca de un río, Missoula siempre ha recibido la visita de los osos. Sin llegar al centro, las inmediaciones de la ciudad han sufrido visitas esporádicas de osos negros, raramente grizzlies (pardos), casi siempre tímidos, buscando comida hacia finales de verano y principios de otoño.
Durante esta época previa al período de hibernación, los osos entran en la fase de hiperfagia: tienen un apetito descomunal, glotonería es poco, pierden el oremus y solo piensan en comer. Bajan de las montañas y salen de los bosques hacia Missoula, porque encuentran basura, árboles con frutas en los jardines (sobre todo manzanas, peras y ciruelas). Hace ya más de 20 años, que la gente se ha ido organizando, y el ayuntamiento ha ido dando consejos sobre qué hacer. Por ejemplo, existe una asociación que recoge las manzanas de los árboles de los jardines, y las que el propietario no quiere (la mayoría, normalmente), las llevan a una sidrería local, que hace una tirada especial. Todo esto funcionaba bastante bien. Tanto, que se habían convertido en un ejemplo por otros lugares que empezaban a tener los mismos problemas, como el caso de Haines (Alaska) que os explicaba aquí.
Como os he dicho, Missoula ha ido creciendo, con gente procedente de áreas urbanas, poco acostumbrada a convivir con fauna salvaje alrededor. Se han establecido sobre todo en torno a Missoula, es decir, más cerca de bosques y montañas. Las casas de estas zonas residenciales tienen jardines bien regados con flores y árboles frutales que se convierten en una delicia por los osos. Les cuesta más seguir normas estrictas al tirar la basura, el principal objetivo de los osos. Además, suelen tener comederos para los pájaros, un pienso que un oso hambriento nuca ha despreciado. En resumen, Missoula se ha convertido en un destino atractivo para los osos negros. Se calcula que hay al menos unos 150 alrededor de la ciudad.
Para rematar el tema: una primavera con tormentas y cambios de temperatura posiblemente ha sido la causa de que no haya casi bayas de diferentes tipos que los osos comen con sumo placer, especialmente a finales del verano. La tormenta perfecta.

oso negro americano

Han saltado todas las alarmas. En primer lugar, por el peligro que representan los osos, que ya han herido a más de una persona. Ahora mismo, por según qué zonas de Missoula, si sales a pasear o a correr (que hace pensar a los osos que eres una presa), es necesario llevar spray antiosos. No es agradable salir por la calle solo o con tus niños, y tener que llevar encima el spray, listo para su uso. Todo ello pensando que cualquier día podría añadirse un grizzly a la fiesta. Son más grandes y menos simpáticos, en caso de conflicto.
También hay una cuestión de imagen para la ciudad. Un oso que se acostumbra a los humanos, es un oso que debe matarse (eutanasiasarse, es la palabra que se usa, para ser más finos). Lo de ir matando a osos no es una publicidad demasiado buena para Missoula, que quiere seguir atrayendo a nuevos habitantes. Por otro lado, este verano ha habido ya 8 accidentes de coche relacionados con osos. Siniestro para el coche y mucho peor para el oso.
El Ayuntamiento se ha puesto en marcha, y se ha coordinado con el condado y asociaciones de amigos de los osos y expertos en la materia. Se han puesto de acuerdo, y han empezado a legislar sobre el tema, se han acabado las campañas con buenas palabras y consejos. Habrá una tasa de recogida de basura, que será obligatoria por todo el condado (más allá del área metropolitana), y que obligará a disponer y utilizar contenedores de basura antioso (como los que hay en todos los parques nacionales). Se ha hecho un estudio, y han podido averiguar que la mitad de los casos de osos en Missoula tienen relación con la basura. Así pues, el primer objetivo es reducir a la mitad la presencia de los osos.
Si se consigue el objetivo, entonces será la hora de ver si se necesitan más medidas (impuestos), para gestionar recogida de fruta o control de otros elementos que atraen a los osos. Todo ello intensificando las campañas de educación de la gente (que tienen un coste, y que no siempre son suficientemente efectivas).
Habrá que ver cómo evoluciona el tema en los próximos años. Sobre todo porque este fenómeno no es ni mucho menos exclusivo de Missoula. Ese mismo año, en Jasper (Alberta, Canadá), capital del parque nacional del mismo nombre, con muchos menos habitantes que Missoula, ha sufrido graves problemas con los osos. Como en Canmore, junto a Banff. Cualquier pueblo/ciudad, rodeado de montañas y bosques, con un buen nivel de vida, casas con jardines desperdigadas… sufrirá la presencia de los osos, a los que no se puede permitir el lujo de eliminar como si fueran palomas o jabalíes (por no decir ratas).

Compartir:


Este sitio web utiliza cookies para tener la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de cookies. Pulse el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies